¿Cómo ahorrar en la comunidad de vecinos?

Ahorrar en la comunidad de vecionos

Para que una Comunidad de Propietarios funcione bien debe estar bien administrada en todas sus facetas para que la convivencia entre los vecinos sea fluida y se resuelvan las problemas de manera rápida y eficaz. Por supuesto, las cuentas deben estar saneadas y tratar de ahorrar en todo lo que sea posible.

Si se toman algunas medidas sencillas, o incluso alguna inversión inicial, se pueden obtener resultados a medio y largo plazo relacionados con el ahorro.

Estos son algunos aspectos en los que se puede ahorrar en una Comunidad:

  • Auditoría energética: si conocemos bien el consumo de la Comunidad sabremos en qué puntos tendremos que incidir más para intentar ahorrar.
    • Instalaciones eléctricas: quizá no se están usando las bombillas apropiadas. Con bombillas led se disminuye el consumo en un 80%. También se puede sectorizar la iluminación de las zonas de paso, pasillos y rellanos con detectores de presencia. La suciedad también puede provocar perder un 10% de iluminación.
  • Ahorro en ascensores: si hay varios ascensores es mejor no llamarlos a la vez y pensar quizá en utilizar las escaleras. También se puede elegir un mecanismo de maniobra selectiva para que el ascensor más cercano acuda a la llamada.
  • Ahorro en calefacción: este quizá es el gasto más cuantioso de una Comunidad (el 60%). El termostato debe estar situado entre los 19º y 21ºC. También es importante revisar el aislamiento del edificio y pensar que la calefacción central es más eficiente que la individual. Se puede bajar la temperatura en días que no sean fríos o incluso apagarla en algunos tramos horarios.
  • Ahorro en agua caliente: los vecinos pueden instalar cabezales de ducha de bajo consumo y atomizadores o perlizadores en sus grifos, ya que reducen el consumo de agua de manera importante. También se puede instalar un reloj programador para evitar el funcionamiento de recirculación de agua caliente por la noche.
  • Limpieza del edificio: se puede espaciar los días de limpieza, por ejemplo un día a la semana en lugar de varios y que cada día se limpien distintas dependencias (escaleras, vestíbulo, zonas comunes, etc).
  • Eliminar seguros: prácticamente todas las comunidades disponen de distintos seguros que una vez revisados y analizados, muchos no tienen ninguna utilidad para el edificio o sus propietarios. Si se anulan se puede ahorrar en las pólizas.
  • Créditos: si la comunidad tiene algún crédito activo es aconsejable amortizarlo cuanto antes para eliminar los intereses y poder ahorrar.

Con estas sencillas recomendaciones el ahorro en la Comunidad es mucho más sencillo y el dinero de los propietarios se puede invertir de una manera más eficiente.

Deja un comentario