Consejos para el contrato de alquiler

Consejos del contrato de alquiler

El contrato de arrendamiento es el principal vínculo legal que tienen propietario e inquilino a la hora de formalizar su acuerdo de cesión y uso de la vivienda que se va a alquilar, de ahí que debe elaborarse con sumo cuidado y si puede ser por un profesional para evitar problemas en el futuro entre las partes.

Aquí os dejamos algunos consejos a la hora de formalizarlo

Suministros

Los suministros, en principio, debe pagarlos el inquilino y así debe constar en el contrato si ambos están de acuerdo. Además, debe aparecer una cláusula en la que el inquilino ponga a su nombre los respectivos contratos. En caso de haber otros gastos que el inquilino deba pagar, en su totalidad, o una parte, como el impuesto de basuras, por ejemplo, también debe constar en el contrato.

Inventario

Es importante elaborar un inventario con fotos fechadas que se harán el día de la entrega de llaves y se adjuntará al contrato que firmarán ambos. De esta manera, valdrán como prueba a la entrega del piso. En el inventario es recomendable no solo enumerar los objetos, sino poner también si funcionaban correctamente o no.

Periodo del contrato

El contrato mejor que sea por un periodo corto de tiempo, las prórrogas durante los tres primeros años, si ambas partes están de acuerdo, se encargarán de dilatar el contrato si todo va bien. Si se pone un período largo, el arrendador no podrá disponer de su vivienda en caso de necesidad hasta que no se cumpla el tiempo pactado.

Inscribir el contrato en el registro de la propiedad

Para hacerlo hay que elevar a escritura pública el contrato, que es un documento privado, de esta forma, si se estipula en el contrato que quedará resuelto en caso de impago se hará efectivo cuando el propietario requiera judicial o notarialmente al arrendatario por este hecho y no haya contestado al requerimiento en diez días hábiles.

Pedir garantías al inquilino

El propietario puede pedir las nóminas del posible arrendatario para asegurarse de su capacidad para hacer frente a la renta del inmueble. Por supuesto, debe ejecutar la fianza que es obligatoria (al menos un mes), y depositarla en el organismo autonómico pertinente. También puede pedir un aval bancario o personal. Además, en el contrato se puede pactar con el inquilino la posibilidad de visitar la vivienda una vez al año para asegurarse que no hay ningún desperfecto.

Con estos consejos, el contrato de arrendamiento será mucho más claro para ambas partes y evitará malentendidos durante su ejecución.

Deja un comentario