Las obligaciones del administrador de fincas

obligaciones administrador fincas

En la Ley de Propiedad Horizontal aparecen detalladas las obligaciones de un administrador de fincas, pero sin duda la principal es la de “velar por el buen régimen de la casa, sus instalaciones y servicios, y hacer a estos efectos las oportunas advertencias y apercibimientos a sus titulares”, según dice esta ley.

Obligación de servicios

El administrador de fincas es el principal responsable de que los servicios de la finca funcionen de manera correcta y en consonancia con la legalidad. Por ejemplo, debe estar al tanto de cualquier avería en el ascensor, la puerta del garaje, la antena de televisión, etc y saber si funciona bien el servicio de limpieza o el de jardinería si lo hay.

Obligaciones contables

El administrador debe prever los gastos de la comunidad y someterlos a la Junta, además debe presentar los planes necesarios para poder pagarlos. Los presupuestos anuales debe hacerlos sobre los gastos que tuvo la finca el año anterior con el incremento del IPC correspondiente.

Obligación de conservar la finca

El administrador debe conservar la finca y proceder con las reparaciones que resulten urgentes informando al presidente o a los propietarios. La ley dice que el administrador puede arreglar directamente cualquier problema en la finca si es urgente, pero en la práctica, lo más aconsejable es que el administrador ofrezca tres presupuestos al presidente y sea este el que elija uno. Si la reparación no es urgente el administrador no puede mandar a un reparador por su cuenta.

Obligación de cumplir con lo acordado en la Junta

El administrador debe ejecutar los acuerdos en materia de obras y efectuar los pagos y cobros correspondientes.

Obligación de custodia de documentación

El administrador debe ejercer de secretario de la Junta y custodiar y poner a disposición de los propietarios la documentación de la comunidad por un plazo máximo de cinco años.

Obligación de otras atribuciones acordadas en la Junta

Estas atribuciones deberán estar relacionadas con el buen funcionamiento de la comunidad de propietarios y todos sus elementos comunes.

Estas obligaciones del administrador deben estar bien claras a la hora de contratarlo y cobrar sus honorarios, ya que, en caso de realizar otras tareas que no estén bien especificadas, podría reclamar tarifas no estipuladas en relación a su trabajo principal.

Si los propietarios y el presidente de la comunidad tienen claras las obligaciones del administrador de fincas no habrá ningún problema de interpretación y todo funcionará mucho mejor.

Deja un comentario